Elementos de seguridad: La puerta.

Puerta-lip seguridad

Comenzamos una serie de entradas donde os vamos a describir diferentes elementos de seguridad que deberíamos tener en cuenta para considerar que nuestra vivienda se encuentra realmente protegida.

Uno de estos elementos más importantes, por no decir el que más, y donde los ladrones suelen poner su objetivo principal, es la puerta.

El acceso principal a nuestra casa debe estar lo suficientemente bien preparado para desanimar a cualquier persona a intentar abrirla. Es cierto que casi ninguna puerta puede resultar infranqueable, pero según qué elementos la componga, al intentar forzarse podría hacerse mucho ruido y tardarse más en abrirla, por lo que podríamos anticiparnos al ladrón.

Una puerta blindada es una buena opción, la cual es un bloque mazizo de madera que incorpora internamente chapas de acero reforzado que ayuda a una mayor robustez a la puerta. Una opción más segura pero lógicamente más cara es la de instalar una puerta acorazada, cuyo interior está realizada de refuerzos de acero y hormigón mucho más complejos junto a  bisagras de mayor seguridad.

Y por supuesto, el kit de la cuestión, la cerradura. Una buena cerradura, al accionarla debe cerrar en diferentes puntos de la puerta, es decir, que accione pestillos arriba y debajo de la puerta, hacia el suelo, y la cerradura lateral de varios cilindros. Además debe tener una llave que sea muy diferente a otras del mismo tipo, ya que en algunos casos, con diferentes llaves, se consigue abrir la misma puerta, algo peligroso.

Deja un comentario

Comentarios cerrados.